Picture
A veces escribo cosas que son para informar. A veces escribo cosas que son para expresar sentimientos. A veces escribo cosas porque no tengo nada que hacer. A veces escribo cosas que me hacen pensar. Y a veces escribo cosas que despiertan el interés de los demás, pero no de la manera que yo quisiera. 

Yo escribo para hacer reflexionar a la gente. NO para que se entromentan y "analizen" mis textos. Si les gusta, me alegra. Si no les gusta, también me alegra. Porqué? Porque se toman el tiempo de leer algo que en realidad no les gusta y de ello hacen "sermones". Los sermones son sólo de la iglesia católica. Consejos se dan de buen corazón. Y si se dan, se hacen sin indirectas. Si no te gusta lo que pienso, no leas mis textos. Si no te gusta lo que escribo, no pienses por mí. No te gusta como vivo, no eres nadie para juzgarme. Sólo UNO me puede juzgar: DIOS!

Las palabras son instrumentos de los que quieren compartir sentimientos y mensajes. La palabra de Dios es para hacer llegar al que quiere escuchar. No se debe obligar a nadie. Si los demás no piensan o viven como yo, no quiere decir que son peores personas. Los que expresan sentimientos a través de palabras, son hábiles para utilizar estas como instrumentos para mover masas.  

Si no te gusta lo que escribo, no pienses por mí lo que debo o no hacer. 

Si quieres dar consejos, hazlo de buen corazón. 

Si te gusta lo que escribo, me alegra y te agradezco porque te tomas tiempo de leer las reflexiones mías...