Picture
Te ha sucedido que tantas veces has querido obtener algo pero que te ha tomado muchísimo tiempo en conseguirlo? Horas. Días. Semanas. Meses. Años! Largos años que cuando todo se sentía perdido y te habías resignado, de pronto sucede algo...

Hace más de diez años una mujer empezó la búsqueda de algo tan valioso que se había dado por perdido. Pero su fe no la desanimó en ningún momento. Esa fe de querer encontrarlo fue contagiada a muchos e iniciaron la búsqueda. Cuando se estaba cerca después de un par de años.......desaparece todo lo ya trabajado y se tiene que iniciar de cero. Esto hizo que ella tome una pausa y deje de buscar por un período. No porque su fe había desaparacido, sino porque era necesario tomar una pausa.

Contactó autoridades, enviaba correos eléctronicos, llamaba por teléfono. Hacía todo lo posible. Movió cielo y tierra para obtener su propósito. Pero nada sucedía. Ningún resultado. Nada! Obtenía información equivocada. Al corroborar la información, resultaba ser equívoca. Pero esto no disminuyó su fe. Continuó su búsqueda. A esta búsqueda se unió su hermano menor e iniciaron a utlizar de una manera más activa los contactos que tenían a través de una cuenta de una red social creada para este proprósito. El hermano menor conectó a todos los "amigos" de esta mujer a la cuenta creada y a la vez de su propia cuenta. Los primeros resultados se dieron sólo una par de días después. Un hombre se contacta directamente con ella y le dice que tienen información valiosa. "Soy amigo de tu fallecido hermano", le dice él. "Y se que estás buscando a su hija", acotó.

Ese algo tan valioso que buscaba era la hija de su hermano mayor que falleció alrededor de 15 años atrás. La madre de su sobrina no se contactó más con ella, por motivos aún desconocidos. Esta mujer y su hermano menor nunca le reprocharon su actitud. Ellos entendieron y por eso no insistieron. Hasta que hace menos de un año se inició la búsqueda. La única foto de la niña es cuando ella tenía menos de un año de edad. Hoy tiene 16 años. Toda una señorita.

Después de muchos contactos e información de un persona clave en todo esto, se puedo ubicar finalmente a la niña y a su madre. Quienes habían iniciado una nueva vida y tenían una nueva familia. La gran sorpresa de la mujer era que la niña le hablaba al telefono como si siempre hubieran hablado. La niña supo siempre quienes eran sus tíos que la buscaban. Pero no sábía como ubicarlos. Ella también había buscado a sus tíos. Ahora se están haciendo planes para el gran encuentro. No es fácil. Hay muchas emociones. La madre de la niña está contenta de que los tíos nunca se olvidaron de su sobrina. El encuentro se debe organizar minuciosamente. La niña vive en Sudamérica y los t´´ios en dos diferentes países europeos.

Se esperó casi 15 años para encontrar a la niña. Se puede esperar un año más para verla echa toda una señorita...

Nunca pierdas la fe. Nunca dudes de lo que el Señor te puede dar. Él nos prepara y nos da las cosas cuando estamos listos y maduros para recibirlas.